Cada año, 2.5 millones de niños mueren en el mundo por hambre. Además, uno de cada 9 personas no tiene la alimentación correcta para llevar una vida sana y activa. Los factores son muchos, algunas comunidades en el mundo se encuentran en zonas poco accesibles para la industria o instituciones alimentarias. Algunos países se encuentran en desarrollo y la producción de alimento es pobre e insuficiente para sus habitantes. Sin embargo, el problema alimentario no se trata sólo de insuficiencia sino también de calidad. En países como México la educación sobre alimentación ha ido en incremento pero aún no es suficiente. Por ejemplo, un mexicano consume 163 litros de refresco al año, haciendo de este país el primer lugar en obesidad y diabetes. La vida ajetreada de las grandes Ciudades hace que los desayunos sean un alimento débil cuando debería ser el alimento más importante del día. ¿Cómo ayudar? La primer acción es...
Ver más Comments are closed